Adoro a I

Hoy al ver las estadísticas he visto que muchos visitantes iban al blog de Adoro a I, no sé por qué, me picó el gusanillo y pinché en el enlace, cual ha sido mi sorpresa, no es que el blog haya desaparecido, como ya sabéis, sino que han ocupado la dirección con algo que no tiene que ver.

Jo, no sabéis qué pena, es como si hubieran borrado de un plumazo 3 años de mi vida, como si me hubieran matado un poquito.

Aprovechando que han renombrado el blog y que yo ando con pocas ideas voy a hacer un revival del blog con algunos posts que conservo.

Ayer fue un día agotador. De cena con las amigas, y se le hizo un poco tarde. Por eso hoy I duerme hasta bien entrada la mañana.

Está tumbada boca abajo, y cuando empieza despertarse siente una lengua juguetona lamiendo su ano. Sin abrir los ojos separa ligeramente las piernas para dar más facilidades a esa agradable compañía. Después de un rato comienza a percibir las primeras oleadas de placer. Pasado un tiempo se da media vuelta para que la lengua también trabaje por su clítoris.

Cuando I se queda satisfecha su bichito sube para abrazarla, besarla y darle los buenos días. Ella siente su pene duro como una roca, y pasa la mano por el pecho perfectamente depilado.

-¿Qué tal has dormido, amita?
-Mmmmm, estupendamente.

Ella le besa, y después dirige su boca hacia el pezón derecho de él. Lo lame hasta que se pone duro, y entonces le da un mordisco fuerte en la tetilla. Su bichito se revuelve de dolor. Hasta que ella afloja la presión. Pero él no ha gritado, como a ella le gusta.

-Vete a hacerme el desayuno amorcito, avísame cuando esté listo.

Le examina mientras él se levanta de la cama. Pechito depilado, pene duro, testículos cargados… culito sin un pelo y…¡sorpresa! Una especie de rabo de caballo sale de entre sus nalgas, sujeto por un firme tampón insertado en el ano. Ve cómo se balancea entre los muslos de él, mientras se aleja por el pasillo.

Vuelve a cerrar los ojos mientras espera al desayuno. Está feliz. Sabe que el hombre que ella ama la adora, y lo tiene a sus pies, dispuesto a cumplir todos sus deseos.

0

Tonterías Mías

Era el blog de un sumiso apasionante. En aquel blog me pude envolver en todas las necesidades que tenía un sumiso y de las cuales yo no tenía ni idea. Reconozco que le echo de menos, no en vano os diré, que este blog es una copia zafia del suyo.

Aquella manera suya de contar sus experiencias, como se sentía, como se “daba a la paja” (como decía él) navegando por las redes, me apasionó y me hizo una ávida lectora de sus “fechorías”.

Sirva este post para reconocer su labor como bloguero y que a mi personalmente me sirvió y me enriqueció en esto del BDSM.

Una vez mi bichito puso esta foto en su blog y “Tonterías mías” dijo – yo también “adoro a i”.

Mi regalo de nuevo a ti, por tantos buenos ratos que me hiciste pasar.

Izengabea

Pd.: Si me estás leyendo, silba. Me encantaría volver a saber de ti.

0