2º Round

Como os contaba en este post, habíamos quedado en vernos el viernes para tomar café, pero el jueves ya no pudimos resistirnos y no paramos de mensajearnos y ponernos calientes?. Él me comentaba que no había podido quitarse de la cabeza mis escupitajos y mordiscos y que se moría por oler mi coñito. A eso de las 3 de la tarde le digo “Te invito a un café”, el accedió y en 45 minutos estaba en mi casa.

cunilingus070

 

Nos empezamos a besar tímidamente en el sofá hasta que le invité a ir a mi cama. El tipo estaba muy excitado pero creo que tenía mucho miedo de todo lo que estaba allí pasando. Me lamió desde la cintura hasta el coñito, y lo hizo en repetidas veces. Me comió el coño muy muy rico, seguimos jugando un rato y riendo, la verdad es que el muchacho era muy divertido. Se puso las bragas que llevaba puestas, las olió, en esta ocasión no me pidió llevárselas. Por la mañana, había estado comprándome una braguitas y me pidió que le dejara estrenarlas y así fue, otra vez su erección a tope. Volvió a comerme el coño.

Le puse al señor de Negro en la boca, quería que lo lamiera, es algo que me excita mucho. Lo lamia con avidez, a la vez q me decía “qué asco! sabe a goma y a saber en qué culos has metido esto” jijijiji.

La verdad es que fue un comedor fantástico…

 

0

Me escupes palabras sucias..

Lame mis pies, esa sensación maravillosa me hacía cosquillas en la entrepierna.

Quítate la camiseta, mmmm deliciosos pezones para morder. – I quiero mucha saliva en mi cara-, oh querido, a la cochinota de I no se le pueden pedir esas cosas.

Dame un masaje en la espalda!

Comienza acariciando mi espalda, mis muslos, mis piernas, acerca sus dedos a la parte interna de mis muslos, la humedad no tardará en aparecer, abre mis glúteos y pasa sus dedos suavemente, ahora lo hace con su lengua, es una sensación maravillosa.

Me doy la vuelta y hace lo mismo con la parte delantera de mi cuerpo.

Escupo su cara varias veces, se relame. Eso me hace pensar que quizá estaría bien restregar mi saliva junto con mis fluidos vaginales por su cara. Me paso la mano por el coño y se la restriego por la cara, lame mis dedos, creo que le gusta.

Pongo mi coño en su cara, le vuelvo a escupir y restriego la saliva con mi vulva, es maravilloso.

0