Amor VS Miedo

Como dije vuelvo aquí para hablar de amor. Es un tema que siempre me ha llamado mucho la atención. Tenemos miedo hablar de amor, no diré que la palma se la lleva el genero masculino, pero los hombres que me rodean, no son muy proclives a hablar de amor.

Podríamos hablar del amor con una actividad de riesgo y enamorarse como de alto riesgo, y esto es porque el amor ha estado envuelto de un romanticismo bastante chungo.

Siempre hemos creido que lo contrario al amor es el odio y yo personalmente creo que es el miedo.

Creo que el miedo puede ser mucho más dañino que el odio. No creo que nadie llegue a odiar a alguien tanto como para paralizarle, cosa que si hace el miedo.

El miedo nos hace tener comportamientos extraños, nos puede paralizar cuando queremos comenzar una relación con alguien. Nos hace mantener relaciones por miedo a estar solas, nos hace tener relaciones dependientes. En numerosas ocasiones tenemos enfrente a la persona con la que nos gustaría bebernos el Missisipi, pero el miedo nos paraliza. El miedo es una forma de protegernos.

1258108096648946Creo que el amor nos da miedo porque vivimos unos amores muy dañinos. Relaciones tóxicas, personas que cortan nuestra libertad, que nos ponen en alerta. A mi me supera eso de “dejalo fluir…no tengas miedo”, pues hombre cuando te has dejado fluir en diversas ocasiones y te han dañado, pasas a la defensa y es entonces cuando aparece el miedo como forma de protegernos. El miedo nos advierte de que algo va mal.

Por qué sentimos miedo? Seria un debate muy extenso, pero así a vuela pluma, podría decir que porque nos han contado unas milongas a las horas de amar.

Yo misma hace unos años no quería oir hablar del amor. El amor me hacía sentir tan vulnerable. El amor me decía que tenía que ser monogama, que tenía que vivir con mi pareja, que debía tener hijos y un sin fin de cosas más que me hacía sentir muy triste. A base de luchar contra eso, he conseguido entender un poco el amor y creo que es maravilloso. Una vez comentaba con un amigo, yo me enamoro cada día, el rato que estoy con alguien, intento que sea el mejor momento para ambos, hay que normalizar las relaciones, tienen que ser relaciones donde lo que prime sea el amor por encima de todo.

Mi éxito ha sido ese, conseguir “amar” a todos los hombres con los que he estado. Este podría ser un debate muy extenso.

Me encantaría que me hablaséis de ello, sobre todo los hombres que andan por este espacio.

0

Estamos rodeadas…

Sí amigas, estamos rodeadas de sumisos, o al menos yo. Este finde lo he pasado en unas jornadas muy interesantes, (no diré más, sería dar demasiados datos) y resulta que de dos hombres que me acompañaban, los 2 son potencialmente sumisos.

Después de las jornadas subimos al pueblo a tomar unas copitas, mi amiga N. que en cuanto puede quiere colocarme al primer tipo que nos acompañe y que además conoce mis oscuridades (N hola bella!!!), saca la conversación y le dice a D. -Oye D. ese cuerpo está muy desaprovechado.

D. pues sí, la verdad es que necesito ya echar un polvo, a esto que N. le dice y no te gustaría una mujer que te azote, te ate, en este momento sé por dónde va N. Pero lo verdaderamente sorprendente es cuando D. nos cuenta que estuvo con una tipa que lo ataba con esposas a la cama, le tapaba los ojos y le metía varios dedos en el culo, hostia!!!! qué risas me eché cuando no los estaba contando y en la forma en la que nos lo contaba, “me pilló desprevenido, a mi jamás me había metido nada en el culo”. Pero te gustó? Sí, creo que me gusta la sumisión

N. mientras tanto me echaba miradas furtivas, a lo que viene F. pareja de N. y dice de qué habláis y empezamos a contar la historia. Le pregunto a F. y tú, dónde te posicionas? F. ni corto ni perezoso me dice, yo sumiso. N. saca los ojos de las órbitas (N. se interesa por el femdom, pero no a mis niveles), y para rematar la fiesta F. se desmarca, con un “mi culito pasa hambre”.

Toca mi momento y F. me dice y tú I, le suelto, ” a mi me gusta el femdom” a lo que me contesta, pero a nivel mental o tb follas. Reconozco que me dejó rota, pq esto no lo pregunta alguien que no sepa bien de lo que está hablando, en otros foros todo el mundo ha dado por hecho, que a mi me gustan “los polvos arriesgados”, no, tener a un tipo una semana sin correrse, siguiente pregunta, pero un polvo o una relación 24/7.

No me enrollo más solo vengo a decir, que de 4 personas, a 2 les gusta la sumisión, y a 2 el femdom, 1 a baja escala y la otra….pues ya lo sabéis.

En otro orden de cosas, sigo en búsqueda activa, pero ahora lo que necesito es un sumiso que sepa bricolaje, se me ha jodido el “gato” que lleva la puerta del armario y para sacar los platos he de sujetar la puerta con la cabeza.

Sumisos amantes del bricolaje a mi!

0

Los comienzos de una Dómina sin estudios

Cómo empezó todo?

Una cena, mucha gente, pero yo notaba su mirada en mi cogote, de vez en cuando salía a fumar y él venía tras de mí. Poco a poco fuimos entablando una “amistad” que poco a poco se convertiría en una relación “vainilla”.

Su forma de tocarme, de masajearme, de lamer los pies, me hacía presagiar que aquello con lo que tanto había soñado podía estar frente a mí. Nuestras relaciones sexuales eran un “poco” más profundas a lo que yo estaba acostumbrada. Tantee su ano con mis manos y a diferencia de otros hombres, noté que le gustaba, jugué con su culo, notaba que aquello, lejos de hacerle sentir incomodo, le gustaba.

Pasaron unos meses y seguíamos con nuestra relación vainilla. Lo mejor de aquella relación fue la cantidad de conversaciones que teníamos. En una de ellas vino la famosa pregunta de ¿Cuál es tu mayor fantasía? Dudé por un instante en decirle con lo que realmente llevaba años soñando, pero pensé, ahora o nunca y le planté -Me gustaría follarme a un tío con un strappon-, para mí sorpresa, él me dijo que era una de sus fantasías. Si bien ese fin de semana (él vivía en otra ciudad) nuestro sexo fue mucho más “bruto”, no avanzamos en hacer realidad el sueño que ambos perseguíamos.

…continuará

0