Noche de Chicas

Anoche salí con mis amigas, 8 mujeres de infarto. Fuimos a cenar a un restaurante donde había una planta de mesas con comensales y luego un sótano como algo más apartado con 2 habitaciones así un poco separadas. En una de las habitaciones nosotras, en otra,  una mesa de otros 8 “cabestros” y digo cabestros porque desde que llegaron no pararon de gritar y berrear como si recién hubieran salido de la caverna.

No sé si será que me estoy haciendo vieja, pero cada vez odio más a los tipos que se comportan como primates. Mientras cenábamos no pararon de gritarnos y “chistarnos” como si fuéramos ovejas.

Nos marchamos y pasamos por la habitación en la que estaban ellos, a lo que podéis imaginar las salvajadas que soltaron.

No llego a entender estos comportamientos de los hombres. A las mujeres no nos gustan los machirulos que se comportan como verdaderos animales sin cerebro, tampoco nos gustan los encantadores de serpientes.

Segundo round, vamos a un “garito” a tomarnos unos gin tonics, nosotras entre risas y charlas nos echamos a bailar, es curioso, pero es ponerse una mujer con escote a bailar y 3 o 4 tíos revolotean a tu alrededor. Debo ser una ama raruna, pero no hay cosa que más me horrorice que 3 o 4 tipos a mi alrededor baboseando. Sigo bailando (I es una bailonga) y se me acerca un tipo por detrás y me coge por la cintura. Me acojona la ligereza con la que los hombres pensáis que las mujeres estamos ahí para que nos toquéis, abracéis…etc. Me doy la vuelta y con la mayor de mis sonrisas le digo que por favor, no me toque. No le debió de gustar mi comentario pq me suelta un “estás muy buena pero eres una estúpida”. Estos machirulos piensan que todas las mujeres estamos a su disposición y además que babeamos pq nos tomen por la cintura.

Sigo a mi rollo bailando y se acerca otro, me quiere invitar a una copa. No es que sea una desagradecida, pero por suerte, aún me puedo pagar unas copas y además estoy divirtiéndome con mis amigas, no me apetece apartarme de mi grupo. Deniego la invitación y sigo con mis amigas de risas y bailes. Se vuelve a acercar y me suelta.

Trabajas o follas? ohhhh, me ha tocado el graciosillo, a lo que le contesto. “Trabajo y follo, pero no contigo”

Esto es lo que nos trajo la noche y es solo una muestra, pq podréis imaginar que mis amigas sufrieron los mismos acosos que yo y más.

Siempre me he preguntado si los hombres no sabéis mantener una conversación sana y normal, si querer ser los machos alfa de la noche.

0