Tacones, de herramienta de opresión a culto fetichista.

¿Cuál fue el primer fin en el uso de los tacones por parte de las mujeres? Más allá de su funcionalidad, las modas imperaban con mucha fuerza a partir del S.XIV.

Los hombres del ejército en el S.XIV ya usaban los tacones, no para parecer más altos, sino como un medio para mejorar su estilo de lucha en los conflictos. Sin embargo, estas formas de lucha no se quedaron en los campos de batalla, sino que, curiosamente, el uso de alzas o tacones en los zapatos se extendió por Europa y, curiosamente, entre los aristócratas, que comenzaron a usarlos con fines estéticos.

De color rojo eran los que comenzó a usar el rey Luis XIV, que hasta aprobó una ley en la que se dictaba que solo los miembros de su corte podían usar los tacones de color rojo como él mismo vestía. Pero no fue hasta la llegada de la moda andrógina, una persona que reúne a los dos sexos en un mismo individuo, cuando no comenzó a ser bien visto en el entorno femenino.

A mediados del siglo XVII, las mujeres comenzaron a copiar esta moda para intentar “masculinizar” su aspecto. Tanto fue así, que les importaba bien poco que el zapato fuera impráctico. Se trató completamente de una moda, que ha trascendido hasta convertirse en mucho, muchísimo más que eso; un icono de la moda que ha sobrevivido al paso de los siglos.

Entonces, ¿cómo los tacones altos pasaron de ser una herramienta de opresión de género a un accesorio sexy? Elizabeth Semmelhack, del Bata Shoe Museum, cree que fueron los médicos de mediados del siglo XIX quienes dieron a los tacones altos el atractivo sexual con el que están asociados hoy en día, al ponerlos en los pies de sus desnudas modelos de postales victorianas.

tacones_luis_xiv-_cultura_inquieta8

Añado que creo que siguen siendo una herramienta de opresión de genero, hoy en día al genero femenino. La sociedad patriarcal te hace verte fea si no estás con unos tacones. En las pasarelas de moda se pueden ver a modelos con tacones imposibles para “estilizar su figura”, por no hablar de que los zapatos de tacón puede incrementar el riesgo de desarrollar osteoartritis, te lleva a doblar las rodillas y arquear la espalda, agrega más estrés a las rótulas y esto a su vez desgasta el cartílago.

Los zapatos junto con las medias son de mis mayores fetiches, cierto es que cada vez me pongo menos zapatos altos.

Fuente: Cultura Inquieta

0