Amor VS Miedo

Como dije vuelvo aquí para hablar de amor. Es un tema que siempre me ha llamado mucho la atención. Tenemos miedo hablar de amor, no diré que la palma se la lleva el genero masculino, pero los hombres que me rodean, no son muy proclives a hablar de amor.

Podríamos hablar del amor con una actividad de riesgo y enamorarse como de alto riesgo, y esto es porque el amor ha estado envuelto de un romanticismo bastante chungo.

Siempre hemos creido que lo contrario al amor es el odio y yo personalmente creo que es el miedo.

Creo que el miedo puede ser mucho más dañino que el odio. No creo que nadie llegue a odiar a alguien tanto como para paralizarle, cosa que si hace el miedo.

El miedo nos hace tener comportamientos extraños, nos puede paralizar cuando queremos comenzar una relación con alguien. Nos hace mantener relaciones por miedo a estar solas, nos hace tener relaciones dependientes. En numerosas ocasiones tenemos enfrente a la persona con la que nos gustaría bebernos el Missisipi, pero el miedo nos paraliza. El miedo es una forma de protegernos.

1258108096648946Creo que el amor nos da miedo porque vivimos unos amores muy dañinos. Relaciones tóxicas, personas que cortan nuestra libertad, que nos ponen en alerta. A mi me supera eso de “dejalo fluir…no tengas miedo”, pues hombre cuando te has dejado fluir en diversas ocasiones y te han dañado, pasas a la defensa y es entonces cuando aparece el miedo como forma de protegernos. El miedo nos advierte de que algo va mal.

Por qué sentimos miedo? Seria un debate muy extenso, pero así a vuela pluma, podría decir que porque nos han contado unas milongas a las horas de amar.

Yo misma hace unos años no quería oir hablar del amor. El amor me hacía sentir tan vulnerable. El amor me decía que tenía que ser monogama, que tenía que vivir con mi pareja, que debía tener hijos y un sin fin de cosas más que me hacía sentir muy triste. A base de luchar contra eso, he conseguido entender un poco el amor y creo que es maravilloso. Una vez comentaba con un amigo, yo me enamoro cada día, el rato que estoy con alguien, intento que sea el mejor momento para ambos, hay que normalizar las relaciones, tienen que ser relaciones donde lo que prime sea el amor por encima de todo.

Mi éxito ha sido ese, conseguir “amar” a todos los hombres con los que he estado. Este podría ser un debate muy extenso.

Me encantaría que me hablaséis de ello, sobre todo los hombres que andan por este espacio.

0

Feliz Día de la Mujer!

Por las rubias, por las morenas, por las feas, por las guapas, por las simpáticas, por las antipáticas, por las negras, por las blancas, por las que callan, por las que gritan, por las prostitutas, por las maltratadas, por las sumisas, por las rebeldes, por las conformistas, por las desempleadas, por las trabajadoras, por las madres, por las tías, por las hermanas, por las abuelas, por… POR TI, POR MI, POR TODAS¡¡¡¡¡

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/564x/21/3f/b1/213fb1fcea31ecf2716b113f56fd3625.jpg

¡Feliz día de la Mujer!

0

Soy perfecta

10947284_818154671573643_3754091160222193332_n

Al andar. Desde pequeña. En verano, a veces, tengo que echarme talco donde se juntan para que no me escueza. Y tengo el culo gordo. Y las piernas. Y durezas en los pies. Y pelos donde no debe ser.

Y me están saliendo arrugas, canas, manchas. Que a veces se mezclan con los granos. Y suelo tener ojeras. Y no tengo los dientes blancos, ni están todos en fila, ni son exactos.

Por eso soy perfecta. La perfecta borrega asustada que se pasará la vida tratando de que le quede distancia entre las piernas, de que sólo algunas de sus curvas sean convexas, de que no haya en su cuerpo rastro de pelos, granos, manchas, pieles muertas… Que comprará cosas, revistas, cremas. Que se avergonzará de su cuerpo y querrá el de otras, y se culpará de no tenerlo. Que lo esconderá como pueda, por miedo a escuchar la mirada ajena. Que se sentirá vieja, fofa, fea. Que se creerá invisible, inquerible, incogible, despreciable…

O igual no soy tan perfecta. Igual soy una mujer grande, en una autoestima pequeña. Igual me pierdo todo lo que dicen estos ojos, porque los uso sólo para buscarme nuevos rincones fofos. Igual estoy desperdiciando el tiempo, empeñada en que no se me note por fuera. Igual me despierto un día de estos, y me rindo y pierdo la batalla imbécil de soñar con estar buena.

Y entonces, igual, empiezo a entender que para sentir fuego en el pecho no hace falta tener las tetas tiesas. Que para morder con placer no hace falta tener una boca tierna, que lo que importa es mover el culo al bailar, al correr, al pedalear, al coger, no las dimensiones que tenga. Que mi cuerpo es mi única arma para ser, no un solar en el que acumular mis mierdas. Que para disfrutar de que te acaricien el pelo, no hace falta currarse una preciosa melena.

Igual un día entiendo que no hay nada valioso en la belleza, que es sólo un invento de quienes no les conviene que me quiera. Porque dejaría de comprar, de esconderme, de juzgarme, de envidiar. Y entonces me sentiría libre y valiente y dueña de mis pies, de mi culo, de mis tetas, de mis pelos, de mis curvas, de mi coño, de mis piernas. Y usaría mi cuerpo para vivir, no para envolverlo en complejos y cremas. Y sería mucho más feliz. Y eso, en este mundo, no cuela.


Textos de Faktoría Faktoria Lila.

0

Machirulos, NO GRACIAS!

mujer
Vengo de un puente fantástico, es decir, venía jodidamente contenta, hasta que he leído un par de mensajes que me han dejado, (mientras escribía esto, cabreada como una mona, he leído otro que me ha relajado un poco), y me han puesto de muy mal humor. Los mensajes son estos en cuestión:

¿No echas algo de menos entre tus piernas en este mismo instante?

y luego este otro

Volví a leer tu blog. Tienes un aura especial.

Tanto, que no te pegan los ismos. Sobre todo si van precedidos de las raíces fem- y radical-.

Pecados de Dómina en ciernes, sin duda. La verdadera autoridad no necesita banderas.

Aprenderás, por supuesto.

Aquí resulta que este machirulo de tomo y lomo, no solo piensa que echo de menos algo entre las piernas, quizá tu cabeza querido. Sino que se permite el lujo de decirme lo que me pega y no y lo que he de aprender, sin ni siquiera haberle pedido su opinión y mucho menos es que me interese.

Desgraciadamente siguen existiendo hombres como tú que se creen que están por encima del bien y del mal y con el derecho a decirle a una mujer lo que le pega y no. Mientras haya especímenes como tú, se hace más que necesario el feminismo radical o feminazismo, como seguro te guste llamarnos.

Pero no quiero perder más tiempo con este bicho, entre tanto he leído esto otro, y bueno, aquí sobran las palabras.

lo bonito de las mujeres es que son mujeres y son adorables y que uno no puede hacer otra cosa que amarlas y jamás odiarlas.

Pd.: Me puedes comer el coño con pan bimbo

0