Sin Titulo :P

Al día siguiente de nuestro último encuentro le envié un mensaje que decía “ahh, se me olvidó decirte ayer. Tienes prohibido correrte hasta nueva orden.”.

Habían pasado 4 días desde ese mensaje, cuando recibí otro que decía “Me invitas a cenar?”. El perrete se presentó en mi casa, no quiso cenar el muy desagradecido, así que me preparé una ensalada. Mientras la hacia, mi perrete me observaba. Su mirada era entre admiración y lascivia.

Sentados en el sofá comenzó dándome un masaje en los pies. Me gusta mucho como los acaricia y los lame. Luego comienza acariciando mi espalda, piernas, muslos, glúteos…el muy canalla sabe como excitarme.

Nos fuimos a la cama y me acomodé boca abajo, me encanta que me toquen la espalda. Ël siguió acariciando todo mi cuerpo, le pedí que me quitara los pantalones y en ese momento me dijo “qué braguitas tan monas!”. La verdad es que no sé ni cómo se fijó, porque me duraron bien poco puestas.

Comenzó lamiendo mis glúteos, para seguir comiéndome el culete, mientras con su mano acariciaba mi clítoris. Mi perrete me proporcionó otros 2 orgasmos seguidos.

wp-1464789795043.jpeg

Estaba bien palote, cierto es que ya no me acordaba que llevaba desde hacía 4 días sin. Me suplicó comerme el coñito, pero, ay amigo del que pida, solo por joder no será. Sigo teniéndole vestido, por la misma razón que antes.

Fin de los servicios de mi perrete.

0

FTTH que no CFNM

P es una amigo de hace más de 20 años, nunca le he dicho lo que me gusta, pero jugamos digamos un vainilla no convencional…ayer, fui a su casa a hacerle unos arreglos técnicos y mientras iba hacía allá le puse un whatsapp y le dije,
– Espérame desnudo y palote.
– I estás loca, hoy hace un frío de pelotas.
– Será un ratillo.

Toqué el timbre y subí. Ahí estaba mi P, que además tiene un sentido del humor fantástico, esperándome bien empalmado y con una pajarita y un lacito en su pene. La verdad, que estos detalles son los que me gustan, me encanta que me hagan reír, me encanta el sentido del humor. Hombres tristes, no gracias!.

Bueno como os he dicho, explicitamente jamás le he dicho lo que me gusta, supongo que más por vergüenza que por ganas. Pero solemos jugar así.

Ayer mientras yo le ponía unos cables, él era obligado a masturbarse en pelotas.
– Joder I, esto es muy humillante. Te gustan unas cosas más chungas, cualquier día me haces comer del cuenco del perrete…me empecé a reír a carcajada.

Terminé y como estoy mala con catarro, le pedí que me hiciera una infusión. Trajo la infusión con una galletita de esas de canela que sabe que me encantan y nos sentamos en el sofá. Yo me recosté un poco y él empezó a acariciar mis pies, primero con los calcetines puestos, empezó a chupar, me encanta sentir ese calor de la boca a través de los calcetines, me pasa igual con las braguitas y finalmente sin calcetines, no hay nada que me guste más cuando estoy enferma, a un tío ahí acariciando mis pies.

http://49.media.tumblr.com/90f15f44f7f59c0960914bef442c2cf2/tumblr_ml1w4wAbVm1snlg72o1_400.gif

P ya tenía una erección de campeonato, pero esta vez más pq no me encontraba bien que por ser un poco maligna, paramos nuestros juegos ahí. Me fui a casa.

Y esta mañana me ha despertado con una foto que me hizo sin que me diera cuenta mientras cableaba su casa. Que decía “Bonjour bonita. Cada día me vuelves más loco y han pasado 25 años”.

0

Bajo el sol de la Toscana

Estaba viendo yo esa película, cuando sonó el telefonillo, era N. Me encantó verle ahí en mi puerta con unos pastelitos para el café. La verdad, es que el muchacho es detallista hasta la saciedad, lo de los dulces me tocó. Como os decía, estaba viendo esa película y estaba a puntito de terminar, así que ahí nos acurrucamos los dos en el sofá para terminar de ver la peli.

Me gusta estar así con él, me encanta como me acaricia, me besa y me dice ” qué bien hueles”.

Había terminado la película y fuimos a hacer el café, en la cocina mientras preparaba el café ponía mi culo en pompa y me restregaba en su polla, el pobre estaba ya bien palote, después de aguantar un polvo y unas instrucciones que le di por tlf. Ja, no os he contado nunca la afición que tengo por la telepajaguiada, y esto qué es?, pues me gusta guiar  por tlf como se ha de masturbar, escupe en tu palma, pásate la palma por el capullo, ahora aprietate la polla mucho, ahora meneatela despacito, ahora rapidito, ahora aprieta, ahora deprisa, despacio, saliva, me corro, me corro….se acabó lo que se daba. Ahora bien aunque el me jura y me perjura que no se corrió, no estoy yo muy segura.

El caso es que ahí estaba yo preparando el café con su rabo rozando mi culo, y uffff…Este chico tiene la sana costumbre de ponerme cachonda desde que entra por la puerta.

Empezamos a juguetear en mi sofá y yo ya tenía un caletón de puta madre, nos fuimos a la habitación, le pedí que me acariciara la espalda, me lamió enterita, chupó mis pies y me lamió las corvas, nunca me lo habían hecho y flipé tanto como con las axilas, ahí estaba yo totalmente en sus manos, cada vez que pasaba las manos por mis nalgas me ponía más mojada y otra vez, y por mi cabeza sólo pasaba “bájame las mallas, por favor”, pero nada. Creo que más por respecto que por ganas no me las bajó, así que finalmente le pedí que me quitara las mallas. Pasó las manos por mi culo, y cada vez introducía más su mano por mi entrepierna, bffff, estaba muy, muy cachonda. Os he dicho que este tío me pone burrísima?. Luego ya os podéis imaginar, no?. Empezó a lamerme desde el coño hasta el culito….joder qué rico!, sabia que lo haría de puta madre y si, le doy un 8….

6

Me subí encima de él y empecé a besarle, me encanta estar encima de él, mirarle a los ojos, ver la cara tan linda que tiene cuando estoy ahí, pero habla mucho, demasiado. Así que le pongo mi tanga mojadito a modo de mordaza.

Le até las manos con las esposas, aquí vi que lo tenía a mis pies…Pellizqué sus pezones, escupí y me encanta sentir como le estimulo. Jugué un ratillo con su culito, siiiiiiiiii, y creo que estaba algo tenso y no disfrutó todo lo que me habría gustado, pero en general creo que le gustó. Hoy no me lamió las axilas, pero el otro día si, lo eché en falta…ya estaba muy, muy, muy cachondo y le puse mi coño en la cara, después mi culo…y le pedí que me follara, siii que se pusiera encima de mí, con una condición, que no se corriera, así que se puso al lío y si, me folló muy rico. Pues aquí paramos un rato y fuimos a cenar que hay que reponer fuerzas y otra vez al lío.

Volvimos a la cama, volvió a lamer mi coñito, me subí a horcajadas encima de él y me lo folle rico y sí, le dejé que se corriera.

Me hubiera encantado que se quedara a dormir conmigo para despertarle estrujando mi coño en su cara.

 

 

 

 

 

0

Aguantando

Hoy hablando con un amigo, le contaba lo desilusionada que estoy con esto del femdom y que me planteo seriamente volver al vainillismo.

-Señora, sabe igual que yo, que eso no pasará. Se retirará una temporada, pero usted lo lleva en la sangre.

Ha venido a mis recuerdos mi expareja/exsumiso, y lo especial que fue aquello y lo difícil que será volver a tener, ya no digo algo igual (entre otra cosa, porque cada persona es diferente), algo parecido. Le contaba a mi amigo, que tenía un blog precioso en el que escribía cosas maravillosas (os acordáis?).

Al hilo de lo anterior, rebuscando en mi pasado, he encontrado una entrada preciosa.

No es sencillo. Porque hay que estar concentrado, porque en cualquier momento puedes fallar y porque estar durante mucho tiempo al límite del orgasmo genera frustración.

Es la típica postura del misionero, a I le da placer pero nada del otro mundo. Ella se tumba, disfruta y me toca los pezones. Tened en cuenta que yo tengo los pezones muy sensibles, me pone muy cachondo que jueguen con ellos. Y mientras yo estoy obligado a hacer el mete-saca. ¿Cuánto tiempo? Pues hasta que ella quiera, pero siempre mucho más del que necesitaría yo para llegar al orgasmo. Ella ve cómo sufro y cómo tengo que parar para no correrme. Pero no le importa, me obliga a seguir.

Entonces me gusta mirarle a la cara. Yo estoy en tensión, sufriendo y cansado por estar mucho tiempo “dándole” y sin descansar. Ella en cambio tiene la cara relajada, está disfrutando. Y me encanta su mirada, me gusta porque noto que se siente orgullosa de que haga eso por ella. Me gusta porque cada día me hace estar más tiempo. Me va perfeccionando a su antojo.

0