Zapatero remendón

De los comercios a los que más me gusta ir es al zapatero. El olor de los pegamentos y el betún me retrotrae a mi más tierna infancia. Llevo yendo al mismo desde que tengo uso de razón. Ahí está él, el nieto del Sr. Manuel. Es un chaval unos 10 años más joven que yo, que heredó la profesión de su abuelo. Le recuerdo siempre de chiquillo con su abuelo trasteando con los zapatos,  tiene así un rollo punkillo con su crestilla (que solo pienso en tirar de ella), su arito en la nariz y esa mirada verde vibrante. Siempre con camisetas de proclamas antifascistas. Reconozco que este rollito, me pone.

.-Madre mía, cómo te pareces a tu abuelo?

.-Sí, verdad?. Eso dice todo el mundo. Sabes I, desde que me recomendaste no he parado de recibir visitas de gente para arreglar sus zapatos. Qué me traes hoy?

.-Jo, cuánto me alegro! Pues mira te traigo 2 pares de botas y unos zapatos para poner tapas.

.-Me sorprende lo bien que cuidas tus zapatos, ya casi nadie hace eso y se ve que tienes un gusto exquisito.

.- Tengo un montón, me gustan mucho. Yo creo que soy un poco fetichista.

La mirada del zapatero fue un poema cuando escuchó de mi boca la palabra fetichista.

.-Mañana sobre las 12 las tienes.

0

5 opiniones en “Zapatero remendón”

    1. Vaya un patriota…un idiota. Nos faltaba el cerdo fascista, ya estamos todos. Si no te gusta ya sabes donde tienes la puerta. Este espacio, aunque a muchos os pese, es un espacio feminista, antifascista y antirracista.

      0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *