Un día cualquiera

Un día cualquiera en los mundos de I es como lo cuentan por aquí.

I sabe perfectamente cómo jugar con mi mente y con mi cuerpo. Unos tacones, unas medias de rejilla, un corsé… el contacto de su piel y de sus labios… Consigue que redirija la mirada hacia donde ella quiere y lo aprovecha para hacerse con mi control. Vamos a la cama, yendo yo a cuatro patas, y allí empieza a emplearse con su fusta con mango de caballo. Después, me hace de rabiar dejándome que huela su sexo, y nada más, para a continuación permitirme masajear su maravilloso cuerpo. Por fin, me deja que me coma su coño, y yo lo hago con pasión y locura, disfrutando todo e intentando que ella también disfrute. Llega el orgasmo y me echa a su lado, yo feliz con mi propósito de que consiga placer a través de mí. Hablamos, me besa, me araña, me muerde, me marca, y no solo en la piel. De repente, me da la vuelta, me esposa las muñecas, y saca un pene enorme que con dificultad, entra en mi culo. Grito de dolor, para después gritar de placer. Me encanta como usa mi culo, no quiero que pare. Me deja el culo bien abierto y se vuelve a mi lado a descansar. Finalmente, después de muchas súplicas, me folla, me usa como juguete sexual, una de las cosas que más me gustan, y consigue orgasmos uno detrás de otro, sin dejar que yo llegue al clímax. Pero me encanta y lo disfruto enormemente. Nos despedimos, y me voy a casa, pero con los recuerdos de la tarde juntos vibrando dentro de mí.

Lo que vibraba dentro de él era un plug anal que yo controlaba a través de mi móvil, qué cosa tan divertida 😉

0

Un comentario en “Un día cualquiera”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *