Bofetones everywhere

pm es un viejo conocido, es el sumiso que toda ama querría tener. Yo le tengo en gran estima y eso que lo uso poco o casi nada. Estaba yo en mi campo cuando de repente recibo un mensaje;

– Hola Señora, digo I. Perdón, siempre se me pasa. Qué hace? le apetece que la invite a cenar?.

-Uf p me pillas en el campo, pero si me animo te aviso y bajo a Madrid.

A las horas me apetecía pasar la velada con pm y fuimos a cenar juntos.

Me recogió en la puerta de mi casa, fuimos a un restaurante y charlamos de lo divino y lo humano de esta vida. Da gusto mantener una conversación con él, puedo hablar casi de cualquier cosa con él. Siempre conversaciones bien interesantes.

pm siempre quiere jugar conmigo, pero por unas cosas u otras siempre se hace difícil.

Ya de vuelta  y en la puerta de mi casa, me dijo que se moría de ganas de jugar conmigo, pues ni corta ni perezosa, le agarre por el pelo, lance su cabeza hacia atrás y le regalé unos cuantos sopapos a mano abierta. Me despedí de él, que raudo y veloz salió a abrirme la puerta.

Abrió la puerta, me sostuvo la mano para salir, se arrodillo y beso mis hermosos pies.

Fin de los servicios

 

0

Un comentario en “Bofetones everywhere”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *