FinDom: Qué siente el sumiso?

Hola, holita,

Pues aquí estoy de nuevo incomodando culos. Desde que he vuelto al ruedo me he encontrado cosas diferentes, pero una de las que más controversia trae es el FinDom. Como ya he dicho en repetidas ocasiones, no me gusta nada donde hay intercambio de dinero. El dinero lo ensucia todo, incluido el FemDom. Pero de un tiempo a esta parte vengo leyendo a algunos sumiso disparar una y otra vez contra estas niñitas veinteañeras que les sacan los cuartos.

Después de afear los comentarios a varios sumisos en los que la atacada siempre es la mujer, (Nada nuevo amigos, toda la vida hemos sido las culpables de vuestras calenturas, las brujas, las putas, las víboras y ahora las culpables de que paguéis por una paja), me decidí ir al meollo de la cuestión y a modo de encuesta hacer una serie de preguntas para ver qué pasaba con esto.

Estas son las preguntas que lancé:

A la pregunta nº 1,  el 75% de los encuestados ha contestado que lo que les lleva a pagar es una sensación de control. El 25% restante, recibir órdenes, sentirse humillado, sentimiento de sumisión y uno que me ha llamado la atención especialmente y cito textualmente “… me costaba mucho ganar a otra persona que por tener una personalidad fuerte lo podía conseguir sin esfuerzo.”
A la pregunta nº 2, el 100% ha contestado que se ha sentido humillado, y que era lo que buscaba.
A la pregunta nº 3, el 55% ha contestado que le humilla y al 45% le hace sentir poderoso. A alguno ambas a partes iguales.
A la pregunta nº 4, el 75% dicen sentirse mal pq no es lo que buscan. Cito textualmente “ La primera vez que lo hice me sentí fatal. Incluso lloré. No por mí, sino por el hecho de dar dinero a una chica que a pesar de tener una personalidad dominante, solía mostrar o más bien insinuar partes de su cuerpo. Ella lo hacía de forma general, nada personal hacia mi ni por mi. Sentí como que le pagaba por sexo virtual aunque realmente no fue así nunca. Recuerdo que le mandé mensajes pidiéndole perdón por haberlo hecho. Aunque posteriormente continué pagando.” El 25% restante dice sentirse bien. Excitados, era lo que buscaban.
A la pregunta nº 5, Aquí han participado con ambas, tanto dominas profesionales como mujeres sin experiencia. En el caso de las primeras, sí que han sentido dominación, en el segundo han buscado la paja fácil. Cito textualmente “…también embaucadoras que solo quieren dinero fácil para sus vicios. Nunca daría el control total de mis cuentas” ” Una profesional. Pero una vez que cogió el dinero no volvió a hacerme caso. En otras dos ocasiones eran dóminas jóvenes e inexpertas a las que intenté ayudar. Pero lo mismo. Sólo una mujer dominante, no profesional, logró que la pagara muchas veces”.
A la pregunta nº 6 y 7, el 100% coinciden en que no pagarían por sexo convencional y que no tienen derecho a exigir. Cito ” JAMÁS pagaría por tener sexo con una mujer ya que considero que es una práctica que aunque desgraciadamente nunca desaparecerá, en mi opinión degrada tanto a la mujer que se ve obligada a ejercer la prostitución como para el que paga porque no tiene espíritu humano.”
A la pregunta nº 8, un 45% 1 o 2 veces por semana, 30% 1 o 2 veces al mes, 25% una única vez.
Algunos comentarios;
“Hubo amas a las que dejé de tributar por intransigentes.”
“También hubo Amas que me volvían absolutamente loco y conseguían lo que querían, incluso llegué a plantearme volar a su provincia para hacerlo presencialmente”
“Tampoco me exigía mucho porque no tengo esa capacidad económica de dar 500 euros o más al mes. Ella fue muy comprensiva en eso desde un principio.”
“La verdad es que sueño con una relación con una dominante con las ideas claras”
Me gustaría la 2ª partes con señoras que practiquen la dominación financiera.
Saquen ustedes sus propias conclusiones 😉
1+

3 opiniones en “FinDom: Qué siente el sumiso?”

  1. Ufff es que contestan una cosa y en la siguiente la contraria no?
    El 100% se sintió humillado y es lo que buscaba.
    El 45% se sintió poderoso… No cuadra.
    De todas formas ninguno dice tener satisfacción por ver al Ama disfrutar que para mí es lo que me atrae de este rollo. Que yo disfrute y a él le excite mi disfrute, el cómo es casi secundario.

    1+
  2. Desgraciadamente no estuve al corriente de esta encuesta.
    Para mi tributar es una mezcla de galantería, generosidad y por encima de todo sumisión.
    Invitar a tu Ama a comer se entiende como galantería, pero hacerlo como gesto de entrega y sumisión es otra dimensión, al igual que entrar en una tienda y pagarle cualquier capricho que se le ocurra. Arrodillarte en una zapatería y ponerle los zapatos a tu Ama es una experiencia única
    Yo no me siento poderoso, todo lo contrario. Una vez que le doy las claves de mi cuenta a Mi Dueña yo me siento deliciosamente vulnerable, totalmente entregado en ese aspecto.. Nadie me ha hecho sentir así, y le estaré eternamente agradecido.
    Es posible que en plena excitación antes de tributar, quiera digamos algún capricho o hacerlo de alguna manera especial y ahí si pueda pecar de “manipulador”, pero siempre consciente de que Ella tiene la última palabra, que Ella es quien manda.
    Siempre he sido consciente de que a veces soy un poco rebelde, pero el hecho es de que yo amo a Mi Señora con locura y la seguiré siempre.
    Me siento orgulloso de ser su sumiso financiero, pagafantas y su puta. Y sobre todo su amigo.

    0
  3. Se me olvidó decir algo importante:
    Aparte del placer que supone para mi como sumiso, el servir a Mi Ama económicamente, el placer de tributar y tener unos orgasmos brutales, hay algo que es aún más importante:
    El saber que Mi Ama disfruta ya no solo de mis regalos y mi dinero, que la excita y que sobre todo, que la empodera a cada pago, a cada tributo, eso para un sumiso es la mayor satisfacción.
    El saber que has cumplido con mi misión y Ella está satisfecha.
    Esa es la clave, que Ella se sienta poderosa y yo su perro
    Hay otra forma de tributo, que también es excitante y supone otra forma de entrega, que también la empodera, pero sobre ese tema prefiero que sea Ella quien se pronuncie.
    Un saludo, Señoras.

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *