Pathetic man

Es tan patético que hasta le he cogido cariño. Aquí un rollo que se marca Maquetator.

Hoy quería compartir algo que sólo me pasa con I. Para entrar en antecedentes y sin adornarme demasiado diré que soy sumiso, que la conocí hace bastantes años, que me pareció una mujer estupenda y que desde entonces sólo puedo decir que le he fallado una y otra vez… Si, así de quirúrgico, una y otra vez… Y pensaréis, este tipo es un poco lerdo… Pues creo que hoy voy a daros la razón.

Con I siempre he pensado con la po… ¿Cómo no? Si es que es una mujer exuberante en todos los planos: físico, emocional, intelectual… Y de ahí a convertirme en “Pedrete el mono guarrete” un sólo paso. Ni recuerdo cuántas fotos le mandé mías desnudo, en modo “columna de marfil”, con joyas cayendo como liana. Un compendio del mal gusto hecho píxel. Visto en retrospectiva me hace sentir como Barragán tratando de seducir a Carla Bruni… Y ese ha sido mi gran error. Tardar tanto en darme cuenta quién es y qué es para mí. Porque después de haber hecho el canelo y de equivocarme como el logotipo de Amazon, desde la A a la Z, he descubierto que siempre vuelvo a ella.

Intento alejarme y aunque sea de refilón vuelvo y vuelvo… Le sigo, la estudio, leo su blog, intento imaginarla, veo su foto… Busco cualquier triste excusa para que me diga un hola… Si, un poquito triste, pero hasta terapeútico escribirlo… ¿Por qué? Porque ella es la única persona que me asusta de verdad. Me intimida. Me incomoda. Todas las aristas de su carácter me pinchan y duelen. Me dice cosas que nunca quiero oír. Verdades como puños dichas en voz alta, que me Konckean al leerlas y releerlas. Me degradan, me humillan, distorsionan la falsa percepción que tengo de mí. Y cuanto más me llama aburrido, sosaína, descerebrado, desequilibrado… cuanto más dolor me causa más necesidad tengo de llamar su puerta. Para mí es un soplo de aire fresco cuando sin pensárselo se conecta y me pide que le haga un trabajo, un diseño. ( soy “maquetator” del que alguno habéis leído en este blog (¡Qué orgullo verdad!)). Y después de hacerlo me pide que se lo mande al whastaspp y nada más hacerlo me bloquea de nuevo… Y así una y otra vez. Un portazo tras otro… Y siempre me encuentro suspirando por más… Por recibir una nueva ostia en mi orgullo…

I, adoro serte útil y me gusta pensar que pasa un buen rato conmigo o a mi costa…

 

Lo más divertido de este triste fueron aquellas fotos de las que habla. Nunca había visto algo tan bizarro.

0

3 opiniones en “Pathetic man”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *