Confesiones de un Enfermero

Mi enfermero favorito siempre está ahí, dandome apoyo moral y yo a cambio no le doy nada, bueno él dice que le doy mucho.
Es maravilloso pasar el tiempo con un tipo que sólo te regala palabras bellas. El otro día mientras masajeaba mis pies en el sofá me decía.
– Jo, I eres tan maravillosa, jamás imaginé conocer a una mujer como tú.
– Anda no digas bobadas.
– La gente no te conoce, pero estoy seguro que si lo hicieran se enamorarian de ti.
– pffff, no me quiere naideee.
– Ya estamos! I tú no te dejas querer, deberías empezar por ahí. Además la gente te adora, solo hace falta ver a tus amigas/os hablar de ti.
– Claro, no te van a decir a ti que soy gilipollas.
– I eso se nota, y la gente te admira, te quiere. Claro que eso es normal porque tú no eres de este mundo, eres algo excepcional.
A todo esto ahí seguía mi enfermero favorito acariciando mis pies, lamiendo mis dedos, acariciando mis muslos.
– Qué piel tan suave tienes, es una delicia acariciarte.
He de decir que mi enfermero favorito cada día se esmera por hacer las cosas mejor.
– Te apetece que te dé un masaje relajante, estás muy estresada y tensa, necesitas que te mime.
A lo que accedí gustosamente. No sé si lo he contado ya, pero aquí, mi amigo, es fisioterapeuta también, y da unos masajes para correrse, síiii, como lo oís, me pone muy borricota jijijiji.
Mientras masajeaba mi espalda, empieza a hablarme del BDSM y del FemDom.
– Sabes I, me estoy empapando de todo esto que te gusta, de cómo se tiene que comportar un sumiso…sabes? no sé si seré sumiso, pero todo eso que hacen los sumisos yo lo quiero para ti. Quiero cuidarte, quererte, mimarte.
Reconozco que cuando empieza así me tensa, me tensa mucho, me encanta, pero ahora mismo no es un buen momento en mi vida.

Así que ahí seguia relatandome todo lo que iba aprendiendo. Me recordaba mis comienzos, cuando descubrí que un “facesitting” era eso que tanto me gustaba.
De repente me suelta, -.sabes que hay dos amas que tienen un blog donde hablan de sus peripecias.
Glupssssssssssssssssss, por un momento me acojoné pensando que podría haberme encontrado, pero no,  son viejas amigas que a veces pululan por aquí (Ama Blanca y Ama S), lo que puede pasar es que si sigue buceando por la red se dé de morros con mis mundos.

Siguió hablandome de todo lo que iba aprendiendo y de repente me dice, .-Sabes lo que más me gusta de ti? Que no seas monógama. Cuando me contaste que habías estado con otro tío y despues conmigo, eso me puso malisimo. Además con la frescura con la que me lo dijiste, como esto es así, te guste o no. Y yo me fui malisimo solo de pensar que yo estoy de guardia y tú andas por ahí follisqueando.

0

18 opiniones en “Confesiones de un Enfermero”

  1. La verdad es que a los sumisos nos pone un montón eso de pensar que nuestra pareja pueda formar parte tirarse a quien le de la gana.

    A mi personalmente me excita mucho imaginarla follándose a chavales de 20 años.

    0
  2. Ya lo dijiste tú y yo lo reafirmo. Entre enfermeros anda el juego. Sé que esos dos te gustan mucho y que al final uno de ellos será el que ocupe tu vida. ¿Nos jugamos algo?
    El sábado estabas preciosa y divertida como siempre. Que bonita eres.

    0
    1. jajajaja, tú es que sabes mucho, demasiado, entonces qué quieres que me juegue?. Me gustan, jamás lo he negado, ambos, mucho, demasiado diría yo. Se complementan perfectamente, lo que le falta al uno tiene el otro. Pero con uno es harto difícil, yo tp es que ponga mucho de mi, que no estoy yo en un momento muy boyante.
      Gracias, tú más 😉

      0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *