Al otro lado de la cama

A veces, creo que me gustaría probar el otro lado, si, la sumisión, pero la sumisión con “peros”, qué es esto?.

Pues que cuando veo a mis perros atados, con los ojos tapados, pellizcandoles…etc y noto las sensaciones que les produce y la cara de satisfacción que ponen, siento un poquito de envidia. A veces he creído que me gustaría probar esto, con “peros” qué quiero decir, pues que me gustaría algo muy light, como un par de cachetes en el culo,-no creo que soporte cuatro-, atarme un poco las manos, taparme un poco los ojos y poco más.

No creo yo ser switch, pero reconozco que tengo mucha curiosidad por eso, pero como digo, algo muy, muy suavito, no me gusta la humillación ni el dolor, así que todas esas putadas que yo hago, de momento, no quiero probarlas.

Qué opináis, seré switch?

Pd.: Creo que es la primera vez en la vida de este blog que utilizo la etiqueta “switch” y es que siempre me han dado mucha tirria.

0

10 opiniones en “Al otro lado de la cama”

  1. Primer comentario de una dama muy sensata a la que adoro:

    “las personas son curiosas x naturaleza y el probar algo no quiere decir que ya se encasille en ello”

    0

Responder a adorablei Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *