5 opiniones en “Hora de la merienda”

  1. Aquí podría decir que merendando soy como un preso del castillo de If, un muerto de hambre. En otro caso, presumir por lo que me decía mi ex-Ama, que rozaba la genialidad. Me encantaba que me lo dijera, no por mi ego sino porque me sentía útil a Ella. Estas cosas son como el arte o la belleza, es tan subjetivo que lo que a una Mujer le vuelve “loca” como se lo hace, la otra le echa a puntapiés.

    Un genio, como me decía antaño mi Dueña no, pero que me esforzaba al máximo, tan seguro como que por la mañana vemos el sol. Para gustos los colores, y para merendar lo que el Ama ordene 🙂

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *