Los comienzos de una Dómina sin estudios

Cómo empezó todo?

Una cena, mucha gente, pero yo notaba su mirada en mi cogote, de vez en cuando salía a fumar y él venía tras de mí. Poco a poco fuimos entablando una “amistad” que poco a poco se convertiría en una relación “vainilla”.

Su forma de tocarme, de masajearme, de lamer los pies, me hacía presagiar que aquello con lo que tanto había soñado podía estar frente a mí. Nuestras relaciones sexuales eran un “poco” más profundas a lo que yo estaba acostumbrada. Tantee su ano con mis manos y a diferencia de otros hombres, noté que le gustaba, jugué con su culo, notaba que aquello, lejos de hacerle sentir incomodo, le gustaba.

Pasaron unos meses y seguíamos con nuestra relación vainilla. Lo mejor de aquella relación fue la cantidad de conversaciones que teníamos. En una de ellas vino la famosa pregunta de ¿Cuál es tu mayor fantasía? Dudé por un instante en decirle con lo que realmente llevaba años soñando, pero pensé, ahora o nunca y le planté -Me gustaría follarme a un tío con un strappon-, para mí sorpresa, él me dijo que era una de sus fantasías. Si bien ese fin de semana (él vivía en otra ciudad) nuestro sexo fue mucho más “bruto”, no avanzamos en hacer realidad el sueño que ambos perseguíamos.

…continuará

0

7 opiniones en “Los comienzos de una Dómina sin estudios”

  1. Muy interesante, voy a tener que practicar el noble arte de la paciencia, porque realmente tengo mucha curiosidad por ver como sigue, se me plantean interrogantes como: ¿cómo se venció la cuestión de la distancia?, ¿era mucha la distancia?, ¿cómo fue evolucionando la relación?…..

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *